RUTA 4: SURP-BAIASCA-SANT PERE DEL BURGAL

Partiremos de la población de Sort y siguiendo por la C-3 descubriremos la comarca del Pallars Sobirà. La primera iglesia que visitaremos será la de Surp, dedicada a los hermanos mártires Sant Iscle y Santa Victòria (foto 1). Inmediatamente después de dejar Rialb tomaremos un desvio a mano izquierda, dirección Escàs, y a unos 4 Km. nos desviaremos hacia la derecha hasta llegar a Surp. Desde Surp, situado a 1040 m. de altitud, se contempla una amplia panorámica del valle del río Noguera Pallaresa. Fue municipio con ayuntamiento propio junto con Rodés, Escàs y Caregue hasta que en 1969 se anexionaron al ayuntamiento de Rialb. Su iglesia, al igual que la de Baiasca, mantiene las formas constructivas del románico lombardo, a pesar de estar construidas entre finales del S. XI y principios del XII, en la plenitud del románico. Sus pinturas originales, de estilo popular,se encuentran repartidas entre los museos deToledo (Ohio), MNAC de Barcelona y el Museu Diocesà de Urgell. Actualmente se estan reproduciendo algunas de ellas con una nueva técnica que permite obtener excelentes resultados.

SANT ISCLE I SANTA VICTÒRIA DE SURP. BAIASCA.

Retomaremos la C-3, que sigue el curso del Noguera Pallaresa, y a unos 5 Km. de Llavorsí nos desviaremos hacia la izquierda por el bello valle que nos llevará a Baiasca. La carretera es muy estrecha y empinada. Pasaremos primero por Arestui y tres quilómetros más arriba (foto 2) llegaréis a este pequeño pueblo al abrigo de la Muntanya d'Escart. Aquí, en la parte alta del pueblo, se encuentra la iglesia de Sant Serni, con uno de los pocos conjuntos de pintura mural conservada "in situ". Si es entre abril y noviembre no es difícil contactar con Marcelino Ferreira, uno de los pocos habitantes del lugar que, amablemente, os franqueará las puertas del templo. Las pinturas están detrás del retablo barroco.
Seguimos adentrándonos en la Vall d'Àneu. Hemos regresado a la C-3. Apenas quilómetro y medio más arriba, a la derecha, tomamos la carretera que sube a Estaron, cuya pequeña iglesia de Sant Sebastià ocupa un privilegiado lugar sobre el valle de la Noguera Pallaresa (foto 3).

SANT SEBASTIÀ D'ESTARON. VALL D'ÀNEU DESDE LA CARRETERA DE ESTARON.

Al descender, contemplaremos cómo la Vall d'Àneu extiende su larga vega hacia el norte (foto 4). Nos estamos acercando a la villa de Escaló, donde os proponemos una breve visita al pueblo (foto 5) y a lo que queda de la antigua fortaleza: la Torre d'Escaló , y la parada obligada para comer. Lo podéis hacer en el mismo pueblo, donde un par de restaurantes ofrecen buen servicio o, en su defecto, ir hasta La Guingueta d'Àneu, junto al Pantà de la Torrassa (foto 7) donde hay otros establecimientos.

ESCALÓ. SANT PERE DEL BURGAL.
PANTÀ DE LA TORRASSA.

El hecho es que hemos dejado para el final el edificio, sin duda alguna, de mayor interés. Nos referimos a Sant Pere del Burgal (foto 6). Para llegaros hasta él tendréis que andar por espacio de unos quince minutos y seguir un camino que, saliendo junto al pueblo de Escaló, pero al otro lado de la Noguera, salva el desnivel de unos 100 metros existente entre el río y el monasterio. No implica un gran esfuerzo, pero hay tramos algo empinados. De todos modos, es conveniente subir ya que las pinturas originales (hoy en el MNAC) han sido reproducidas in situ y pueden observarse a través de los cristales de protección. Además, la cabecera del templo es una de las más interesantes del románico lombardo catalán.
(Publicada el 30 de abril de 2009)