oí: ant oan

La iglesia de Sant Joan de Boí responde a un modelo constructivo que encontraremos en varias edificaciones del valle: planta basilical de tres naves rematadas por sendos ábsides semicirculares a levante. De estos últimos, debido a las tan frecuentes remodelaciones, sólo nos queda el ábside norte; y el sur es una reconstrucción moderna del original. El ábside central se perdió definitivamente y con él los frescos que, casi con total seguridad, lo debían de decorar. Con todo, la fábrica de Sant Joan, junto a sus vecinas de Taüll, es una de las más importantes del grupo, sobre todo por las pinturas murales que cubrían casi todos los muros. El conjunto se cubre en la actualidad con cubierta de madera a dos aguas que remeda la que cubría originariamente el edificio románico. Esta antigua cubierta fue sustituida por una bóveda de piedra en el siglo XVII, pero problemas estructurales obligaron a derribarla y sustituirla por otra más ligera. La construcción del edificio empezó en el siglo XI y la última restauración se llevó a cabo a finales de la pasada centuria, entre 1977 y 1998, momento en el que se reprodujeron las pinturas murales de las naves (hoy en día en el MNAC) que incluyen, entre otros motivos, un Bestiario y la Lapidación de San Esteban.

EXTERIOR. PORTADA.
Haced clic sobre los iconos