ant iquel de la all: astelló obirà (exterior/2)

El acceso al interior del recinto fortificado se encontraba, casi con toda seguridad, en el lado suroeste, el mismo en el que antes de que se terminara el siglo XI se asentó el burgo medieval hoy abandonado. Al llegar al castillo, si giramos en sentido contrario al del reloj, nos situaremos en el extremo meridional de la fortaleza (fotos 9/10) en el que se levantaba una de las tres torres semicirculares que reforzaban la muralla. Estas torres se comunicaban entre sí por medio del adarve.

EXTERIOR MURALLA SURESTE. MURALLA Y TORRE CILÍNDRICA. TORRE Y MURALLA. MURALLA SURESTE. MURALLA SURESTE.

TORRE SURESTE y MURALLA.

Al igual que la torre del homenaje o primera torre, de la que hablaremos más adelante, las esquineras, un poco más bajas que la anterior, disponían de planta baja y dos pisos y carecían de muro de cierre. Estos niveles consistían en plataformas de madera de las que todavía son visibles los numerosos mechinales utilizados para sustentarlas (foto superior). Con posterioridad, se adosarían a la muralla las dependencias para la guarnición.