eu d'rgell: atedral de anta aria (cabecera/1)

El ábside central de la catedral de Santa María se abre al exterior en el muro de levante. Presenta un cuerpo cilíndrico en el que destacan tres ventanas con arcos en degradación situadas entre semicolumnas que suben desde el zócalo hasta la base de la galería, donde se adorna con un ajedrezado. La galería contempla cinco grupos de arcuaciones compuestas por arcos dobles, excepto el de la parte central que es triple (foto 1).

VISTA DE CONJUNTO.

El juego de ventanales y galerías es propio de la arquitectura italiana de inicios del siglo XII y supone una evolución de las estructuras lombardas. Esta característica constructiva se ejecuta por primera vez en la catedral de Santa María, siendo una peculiaridad que la diferencia de otras construcciones del siglo XII en Catalunya.

BRAZO IZQUIERDO DEL TRANSEPTO. VISTA PARCIAL DEL TRANSEPTO, CIMBORRIO Y ÁBSIDE. ÁBSIDE. VISTA DEL BRAZO DEL TRANSEPTO Y DE LA TORRE.
CUERPO SUPERIOR DEL ÁBSIDE. ROSETÓN.

Los brazos del transepto, que contienen tres ventanas con arcos en degradación, se extienden a ambos lados de la cabecera y finalizan en dos torres inacabadas decoradas con arcuaciones ciegas cuya función prevista era la de albergar los campanarios (foto 5). El cimborrio es poligonal, con 16 lados, y su construcción fue aplazada, por lo que también está inacabado (fotos 2/3). Un rosetón situado encima de la cabecera, entre dos alargadas aberturas de simple arco de medio punto, permite tamizar la luz que penetra en el interior del templo (foto 7).