areyo: glesia de anta aría (ábside/1)

Al acercarnos al templo, el sendero empedrado que nos conduce hasta el patio de entrada corre muy próximo a los muros del ábside bajo la sombra de una esbelta encina. El conjunto (foto 1) compone un rincón de especial belleza, acentuada por el entorno natural que lo rodea y es el que menos ha sufrido el paso del tiempo.

ÁBSIDE: VISTA GENERAL.

Exteriormente, Santa María presenta tantos añadidos que sólo el ábside (fotos 2/3/4) se nos ofrece tal como debió de ser en su forma original. Está construido con sillares bien trabajados dispuestos a soga (paralelamente al muro) y a tizón (perpendiculares a él) sobre un basamento cuya altura oscila entre 1 y 1,5 metros para salvar el desnivel del terreno.

CALLE SUR. CALLE ESTE. CALLES ESTE Y NORTE.

Por encima de esta base se levantan los dos cuerpos del semicírculo, que se dividen en tres calles separadas por dos columnas entregas con capiteles figurados que, con los canecillos, sostienen la cornisa. El cuerpo inferior, salvo por las semicolumnas, es liso, mientras que el superior alberga las ventanas, una por calle y todas distintas.

,