RUTA 12: COLL DE NARGÓ Y ALREDEDORES

En el extremo norte del pantano de Oliana, la villa de Coll de Nargó nos servirá como punto de partida para conocer cuatro interesantísimos edificios del románico lombardo catalán. Una quinta edificación, Sant Miquel de les Masies, tiene un acceso algo más complicado por lo que la dejaremos como visita opcional, aunque no por ello menos interesante.
Los puntos de interés de esta localidad son muchos y de variada temática. Nosotros os presentamos un reportaje sobre la iglesia románica de Sant Climent (foto 1) pero no dejéis de visitar el Museu dels Raiers y el Museu dels Dinosauris, de los que encontraréis cumplida información en la página www.collnargo.com

SANT CLIMENT DE COLL DE NARGÓ VISTO DESDE EL SUROESTE.

Cuando abandonemos Coll de Nargó, la ruta nos llevará hacia el norte, aguas arriba del Segre, y pasaremos a la ribera opuesta por el puente de la carretera L-401 que conduce a Sant Llorenç de Morunys. Justo después de salvar el río, saldrá a mano izquierda una carretera que asciende en un par de quilómetros hasta Fígols d'Organyà, donde podremos visitar la iglesia de Sant Víctor (foto 2), sita en una explanada a la entrada del pueblo. Si queréis acceder al interior del templo, la señora Montserrat, que vive en uno de los primeros edificios de la carretera que conduce a Organyà, os dejará las llaves.

SANT VÍCTOR DE FÍGOLS. PESCADORES EN EL SEGRE. ORGANYÀ. AL FONDO EL MONT-ROI.

Si tomamos esa carretera nos acercaremos de nuevo al río Segre, en el que no es raro observar pescadores con caña intentando hacer alguna captura (foto 3). El trayecto desde Fígols nos permite obtener la bella panorámica del pueblo de las "Homilies" con la pirámide del Mont-roi (1308 metros) como telón de fondo (foto 4). Las "Homilies d'Organyà" son uno de los documentos literarios más antiguos escrito en catalán y fueron descubiertas en septiembre de 1904 por el jurista e historiador Joaquim Miret i Sans al remover los pergaminos del archivo de la rectoría de la extinguida colegiata de Santa Maria, siguiente etapa en nuestra ruta. El texto original se guarda en la Biblioteca de Catalunya, pero en el pueblo, en la Plaça dels Arbres d'Organyà, se levanta una sala de exposiciones, abierta normalmente en verano, con una reproducción facsimilar.

SANT SERNI DE CABÓ. SANT MIQUEL DE LES MASIES.

Cuando terminéis la visita a Santa Maria quizá sea un buen momento para comer. En Organyà la oferta restauradora es abundante. Muchos de los locales los encontraréis en la calle principal, la que sirve de recorrido a la C-14, algo congestionada en horas punta.
La tarde la ocuparemos en adentrarnos en la Vall de Cabó para conocer otro edificio de singular valor: Sant Serni de Cabó (foto 5).
Ya os hemos comentado al inicio del texto que una quinta visita la dejábamos como opcional. Se trata de un templo que es de propiedad privada y de acceso algo difícil. Para llegar hasta él tendréis que regresar hasta Coll de Nargó y dirigiros hacia la antigua nacional. Al final de una recta, una pista sin asfaltar asciende por el Tossal de Sant Miquel hasta Sant Miquel de les Masies (foto 6). Se puede hacer con un utilitario, pero la pista no es la más idónea para este tipo de vehículos. Si tenéis la suerte de que el encargado de la finca se encuentre alli, podréis visitar el interior.