ïsme: sglésia de ant artomeu (exterior/1)

El 17 de septiembre de 1984 Jesús Ávila Granados publicaba en La Vanguardia un artículo en el que se alertaba del ruinoso estado de esta pequeña joya del románico catalán y se abogaba por una inmediata intervención en el recinto medieval de Oïsme. Por suerte, las obras se efectuaron antes de que el campanario y la torre del castillo se vinieran abajo.

ABSIDIOLA SUR. VENTANA ÁBSIDIOLA SUR. VISTA DESDE EL SURESTE. CAMPANARIO: LADOS SUR Y ESTE. ÁBSIDE CENTRAL Y TORRE.

La restauración fue minuciosa y fiel al edificio original. El campanario vio cómo las columnas de sus ventanas geminadas eran restituidas y la torre, en la que se habían abierto grandes grietas, recuperó todos los bloques de piedra que se habían desprendido. Se habilitó, además, una escalera de hierro para poder acceder al piso superior y obtener, de este modo, inmejorables vistas de todo el conjunto.

ÁBSIDES NORTE Y ESTE. VENTANA ÁBSIDE CENTRAL. VISTA DESDE EL NORESTE. CAMPANARIO: LADO ESTE. ÁBSIDE NORTE Y CAMPANARIO.

Los muros de la pequeña iglesia, en los que crecía la vegetación, se consolidaron y los arcos de las ventanas fueron rehechos. Si el aspecto que hoy en día ofrece Sant Bartomeu no es exacto al original, se le aproxima mucho.
Todas estas reformas del siglo pasado nos permiten visitar un edificio que por su cabecera de tres ábsides en forma de trébol se diferencia de la gran mayoría de iglesias románicas catalanas conservadas. Su acceso es, por otro lado, muy fácil, ya que la C-13 nos deja casi junto a las puertas del mismo.