ardet: anta aria (portadas/1)

En el lado oeste de la iglesia, bajo un porche, se abre la puerta de acceso a la misma (enlace 4). Se encuentra en el mismo lugar que la original románica, de la que se conserva parte del arco. En la clave de este arco se halla un crismón inscrito (enlace 1) y bajo éste, aunque muy desdibujado, otro en una piedra que se reutilizó para rellenar el espacio que quedó entre el antiguo arco de medio punto y el nuevo.

PORTADA.

El cerrojo de la puerta es de origen románico (enlaces 2/3). Se compone de la placa para la cerradura y el pasador decorado con una cara, semejante al que se encuentra en la vecina iglesia de la Assumpció de Cóll. Existe muy poca bibliografía sobre la forja en época del románico, pero, en general, los cerrojos constan de placa y pasador sostenido por anillos. El pasador suele tener forma de tubo o poliédrica, como en este caso, que presenta en uno o ambos extremos (enlace 3) una cabeza humana o animal (muchas veces un reptil, que deberíamos considerar como símbolo protector del lugar sagrado al que vamos a entrar).

PLACA DE LA CERRADURA. DETALLE DEL PASADOR. FACHADA DE PONIENTE. CRISMÓN.