avascan: uente edieval

El pequeño pueblo de Tavascan conserva dos construcciones de la época medieval, probablemente de los siglos románicos: uno de ellos, el castillo, ha llegado hasta nosotros en estado de casi completa ruina, y sus restos todavía son visibles en una colina al norte de la población; el otro, por suerte, se mantiene en pie y se trata del puente que salva el río homónimo y que un tiempo era la vía principal de acceso a la población, muy utilizada por pastores y contrabandistas locales para acceder a los altos pastos de la vertiente sur del Pirineo y a los pasos fronterizos donde la vigilancia era escasa.

Nos referimos a él como puente medieval ya que la datación exacta de este tipo de construcciones civiles es muy difícil de precisar. El hecho de que el arco que salva el río sea de medio punto nos invita a suponerlo de época muy tardía, quizá de finales del siglo XII, aunque no es más que eso: una suposición. En todo caso nos encontramos ante un ejemplo de puente medieval de un solo arco con el típico "lomo de asno" (una cuesta de subida y otra de bajada) cuyo empedrado podría ser el original. Las dovelas del arco son lajas de esquisto colocadas en posición radial.