assibrós: uente edieval

Desde Ribera de Cardós, junto a la iglesia de Santa Maria, sale un camino señalizado que corre paralelo a la Noguera de Cardós y que nos permite visitar en su trazado algunos de los puentes medievales que todavía salvan el río. Es casi un milagro que ni las guerras ni las riadas hayan podido con estas pequeñas obras de la construcción civil medieval.
Para el profesor Fernández Casado el arco ojival o apuntado es la piedra de toque que nos permite discernir entre puentes góticos y románicos, que utilizarían el arco de medio punto. Aún así, la distinción no es siempre clara y se dan casos de puentes teóricamente góticos por la época en que fueron construidos (siglos XIII al XV) que, sin embargo, presentan arcos de medio punto casi perfectos. En fin, que tratándose de puentes de las primeras centurias del pasado milenio, más vale referirse a ellos como puentes medievales, siendo su adscripción a la tipología románica o gótica de dificil comprobación.

VISTA GENERAL AGUAS ABAJO. VISTA AGUAS ABAJO LADO DERECHO. ARCO. PRETIL DE NUEVA CONSTRUCCIÓN. VISTA DESDE  AGUAS ABAJO, LADO IZQUIERDO.
VISTA DESDE EL SURESTE. AGUAS ABAJO, LADO IZQUIERDO. AGUAS ARRIBA, LADO IZQUIERDO. PRETIL AGUAS ARRIBA: UNA RECONSTRUCCIÓN POCO ACERTADA. VISTA DESDE EL LADO IZQUIERDO AGUAS ARRIBA.

El todo caso, la ruta señalizada se refiere a ellos como puentes medievales y, si hemos de hacer caso al profesor Casado, aun a riesgo de equivocarnos, tanto el puente de Cassibrós como el de Lladrós (o de Borito) serían de la época románica. El que ahora visitamos fue restaurado en 1995, momento en el que se le reconstruyó el pretil, muy maltrecho como consecuencia del paso de tractores de labranza que, hoy en día, salvan el río por un puente moderno situado 200 metros aguas arriba. Lo que antiguamente debió de ser un empedrado es hoy una capa de cemento (foto 4).