ossost: 'ssumpció de aria (interior/1)

El interior de Santa María es muy espacioso, a lo que contribuye, sin duda, la amplia nave central (foto 2), mucho más ancha que las laterales (foto 3). El sistema de cubiertas es el más frecuente en todas las edificaciones con planta basilical: la nave central se cubre con bóveda de medio cañón y las dos laterales con bóvedas de cuarto de círculo.

NAVES. NAVE CENTRAL. NAVE LATERAL SUR.

Las tres bóvedas se refuerzan con tres arcos torales y la separación entre naves se realiza por medio de cuatro arcos formeros que apean en gruesos pilares (fotos 4/5).

ARCOS FORMEROS NAVE CENTRAL- NAVE NORTE. ARCOS FORMEROS NAVE CENTRAL-NAVE SUR
ÁBSIDE NORTE. ÁBSIDE CENTRAL.
ÁBSIDE CENTRAL: PINTURAS MURALES. ÁBSIDE SUR. ARCOS FORMEROS NAVE CENTRAL-NAVE NORTE.

Las tres naves (fotos 6/7/9) se rematan en el extremo este con ábside semicircular precedido de presbiterio recto. La cubierta del tramo semicircular de los tres ábsides es de cuarto de esfera, mientras que los presbiterios se cubren con bóvedas de medio cañón. En el ábside central se descubrieron unas pinturas entre la ventana norte y la ventana este que no son de la época románica. Probablemente son obra del siglo XVI.