uidobro: glesia de an lemente (ábside/1)

Con la portada, el elemento mejor conservado de la antigua fábrica románica. En la foto inferior, en primer plano, el presbiterio recto y el ábside. El muro que corre perpendicular a la cabecera ya no es románico y es el resultado de las ampliaciones del siglo XVI, que transformaron la planta de nave única y testero semicircular en la actual de cruz griega, con el añadido de dos desproporcionadas capillas al norte y sur del tramo oriental de la nave. La iluminación del interior del ábside se conseguía, un tiempo, por medio de las tres ventanas románicas que todavía conserva el paramento, pero esa función la cumple hoy un vano adintelado practicado en el paño sur del hemiciclo, siendo cegadas las tres ventanas originales, la norte por el añadido de la sacristía.

VISTA DE CONJUNTO.

VISTA DESDE EL SUR. VISTA DESDE EL SURESTE. CALLE  ESTE. CALLES  ESTE Y NORTE. VISTA DESDE EL NORTE.

Una imposta abilletada (fotos 2 a 6) divide la cabecera en dos cuerpos. La transición entre presbiterio recto y semicírculo (fotos 2/3), de igual anchura los dos, se realiza por medio de dos semicolumnas adosadas. Otras dos semicolumnas sirven para dividir el tambor absidal en tres paños, de los cuales, obviando la del paño sur, solo el central presenta abertura con arco de medio punto, capiteles y columnas acodilladas (foto 4). Todas las semicolumnas se rematan con capiteles que, junto a los canecillos, sirven para sustentar la cornisa.