RUTA 1: ALTO GÁLLEGO (1)

Nuestra primera ruta por el románico oscense nos lleva hasta las tierras altas del Gállego, muy próximas a la villa de Sabiñánigo. Conoceremos la mayor parte del conjunto de edificaciones que han sido agrupadas bajo el nombre de "Iglesias del Serrablo" y, en concreto, las que muchos autores consideran de origen mozárabe. Son un total de siete fábricas que, junto a las que visitaremos en la ruta 2, nos darán una idea bastante aproximada del grupo de iglesias serrableñas. El orden en que las visitéis es opcional; nosotros empezamos por las más meridionales y, adentrándonos en el valle de Tena, concluiremos la ruta en Gavín, junto a las primeras estribaciones del puerto de Cotefablo.

SANTA MARÍA DE ISÚN DE BASA. SAN ANDRÉS DE SATUÉ. SAN PEDRO DE LÁRREDE.

La primera parada la haremos en Isún de Basa, donde se encuentra la iglesia de Santa María (foto 1). No lejos de allí, regresando a Sardas y tomando, poco antes de llegar a la N-330, la carretera que conduce a Lárrede, se ubica, en lo alto de una pronunciada cuesta, la pequeña villa de Satué, con la iglesia de San Andrés en el extremo más elevado de la villa (foto 2) desde donde se domina una excelente panorámica. De nuevo en la comarcal de Lárrede, un par de quilómetros más al norte, llegaremos a la villa homónima, en la que se encuentra, probablemente, la iglesia más conocida del grupo: San Pedro (foto 3). A poca distancia, a mano derecha junto a la carretera de Oliván, divisaremos la bella estampa de San Juan de Busa, templo de reducidas dimensiones pero de planta y cubierta muy originales (foto 4).

SAN JUAN DE BUSA.

Con estas cuatro iglesias podremos dar la mañana por concluida, acercándonos hasta Biescas para almorzar en cualquiera de sus numerosos bares y restaurantes.
La ruta se puede reemprender de dos maneras: o bien regresáis hasta Oliván (donde os recomendamos aparcar el vehículo) y subís andando hasta Susín (45 minutos por cómodo sendero, aunque algo pronunciado), dejando para el final la visita a Gavín; o os dirigís primero a Gavín y dejáis para el final las anteriores. Esta opción sea, quizás, la más idónea en verano, pues la ascensión a Susín no será tan exigente.
La iglesia de San Martín de Oliván (foto 5) se ubica en el centro de la villa. Junto a su fachada meridional sale una pista, primero asfaltada y luego de tierra, que os conduce junto al lecho del río. Allí, muy cerca del puente que lo salva, podréis dejar el coche para ir andando hasta Susín.

SAN MARTÍN DE OLIVÁN. SANTA EULALIA DE SUSÍN. SAN BARTOLOMÉ DE GAVÍN.

La villa de Susín se encuentra hoy en día deshabitada. Durante muchos años, su única habitante fue Angelines Villacampa, quien falleció en febrero de 2013 tras una larga vida dedicada a la restauración y promoción del pueblo. Sus restos descansan junto al muro meridional de la iglesia de Santa Eulalia, bajo una simple lápida que reza: "Mi sueño es que Susín tenga una restauración auténtica..". Nuestra ruta terminará en San Bartolomé de Gavín (foto 7), escondida en lo más hondo del valle homónimo. Regresaremos, pues, a Biescas y nos dirigiremos hacia el valle de Ordesa por la N-260.a. Una estrecha carretera que sale a nuestra izquierda nada más atravesar el primer tunel después de la villa de Gavín nos conduce hasta ella.
(Publicada el 21 de Julio de 2018).